Para qué sirve una radiografía dental

Las radiografías dentales son ejecutadas para lograr detectar posibles complicaciones en la cavidad oral que por lo general no son posible ver en los demás exámenes rutinarios del odontólogo.

Estas radiografías permiten diagnosticar con mayor certeza algunos problemas relacionados con la mandíbula, la posición de los dientes o fisuras dentales, esto resulta indispensable para planificar de forma correcta tratamientos como la ortodoncia.

Como también para posibles fracturas maxilares o mandibulares, las cuales no son posible localizar con otros métodos, estas radiografías muestran todas las posibles anomalías que puedan existir en los dientes o en los huesos mandibulares.

Estas radiografías son frecuentes mayormente en niños y jóvenes, ya que durante la etapa del desarrollo de los dientes y el nacimiento de las muelas del juicio, por ello lo ideal es hacer una radiografía dental cada que sea necesario.

Estas radiografías poseen una exposición totalmente segura de radiación, pero a pesar de esto no son recomendadas para mujeres en estado de gestación pues existe un pequeño riesgo de que pueda producir complicaciones al feto.

¿Qué es posible detectar en radiografías dentales?

A través de una radiografía dental es posible detectar si la posición en la que se encuentran actualmente los dientes es la correcta, sino de lo contrario poder emplear un buen tratamiento a tiempo.

Conocer sobre todo en niños si existen algunas piezas dentales que aún no ha sido posible que se desarrollen completamente.

También a través de este método se puede saber si existe una rotura de la mandíbula, al igual de diagnosticar eficazmente posibles tumores bucales.

Como también es posible localizar abscesos dentales, problemas óseos, posibles caries y defectos en oclusión dental.

Tipos de radiografías dentales

Las radiografías dentales se dividen en distintos tipos dependiendo de las necesidades del paciente y lo que el especialista dental necesite ver, entre ellas están:

  • Ortopantomografía: esta también es conocida como panorámica esta resulta ser la más común pues es la primera que le realizan al paciente al llegar al consultorio dental, esta radiografía toma imágenes de toda la boca.

Esta logra mostrar la posición de los dientes ya en sus posiciones, al igual que de los dientes que están por salir o de los que están allí y no lograron salir, para tomar esta radiografía se le solicitará al paciente que muerda una pieza que hará que la boca mantenga la posición deseada.

Luego de que tenga la posición correcta una máquina que posee un brazo rotatorio comenzará a realizar un semicírculo frente a la cabeza del paciente para tomar la radiografía.

  • Radiografía interproximal: también conocida como radiografía de aleta es posible tomarla haciendo que el paciente muerda una pieza de plástico que sujeta la película necesaria para sacar la radiografía.

Este tipo de radiografía es utilizada para mostrar a detalle una zona específica de la boca y en ella se logra ver todos los dientes desde el lateral, como también sus raíces y el hueso que los sujeta.

Esta radiografía es utilizada para detectar caries sobre todo aquellas formadas entre dientes las cuales resultan muy complicadas de localizar en una consulta normal.

  • Radiografía oclusal: esta es utilizada mayormente en niños ya que sus mandíbulas no están totalmente desarrolladas y a través de esta radiografía se puede observar cómo va el desarrollo de un arco entero de dientes.
  • Radiografía Periapical: esta radiografía es tomada para evaluar todo el diente desde la corona hasta la raíz cuando se ve algún cambio extraño en la raíz o en la estructura que rodea el hueso.

Esta evalua solo una zona determinada, es decir que permite evaluar el estado tan solo de uno a tres piezas dentales del paciente.

  • Radiografía completa: estas son realizadas cuando no se tiene información acerca el paciente ya que esta radiografía resulta ser una mezcla de todas las anteriores.

Es aplicada también para evaluaciones de ortodoncia, antes de una extracción de una pieza dental para evaluar si realmente es necesaria la extracción o cómo debe ser el procedimiento correcto o el tratamiento de la enfermedad periodontal.

  • Telerradiografía o Cefalometría: esta es aplicada solo para realizar el estudio previo a una ortodoncia, pues en ella se conoce como se encuentran en general los huesos del cráneo y así poder detectar el problema esquelético que resultan ser los causas de solicitar estos tratamientos.

Esta radiografía permite ver en primera plana la raíz del problema y lograr dar con el tratamiento de ortodoncia más eficaz para cada paciente.

Entonces, ¿realmente son necesarias las radiografías dentales?

Cuando se trata del cuidado de nuestra higiene dental todo lo que sea para mejorarlo resulta importante, estas radiografías son necesarias para obtener una visión acerca de toda la cavidad bucal y lograr diagnosticar posibles problemas a tiempo.

Cuando se trata de los niños son aún más importantes y necesarias pues están en desarrollo y su dentadura puede que aún no se encuentre formada correctamente, por esto es necesario tener un control en ellos.

Una radiografía dental sirve también cuando sospechamos que la causa de algunas otras molestias proviene de nuestra boca, a través de estas es posible que un especialista logre dar con los problemas de forma más eficiente.

Y lo mejor es que estas radiografías a diferencia de cualquier otra es que no cuentan con un nivel de riesgo, en cambio que se trate de una mujer embarazada con las cuales estas radiografías están contraindicadas.

Aunque está recomendado el uso de una bata emplomada que proteja el abdomen y la tiroides, así evitando posibles exposiciones de radiación, esto está indicado para mujeres en edad reproductiva y niños, para asi evitar posibles problemas.

Ya que conoces mejor para que sirvan las radiografías dentales posiblemente es hora de asistir al odontólogo y evaluar si está necesitando una, ya que estas no son solicitadas por el paciente sino por el especialista dental cuando determina que sea necesaria.

Lo más recomendable es asistir al odontólogo al menos una vez cada seis meses, y si se sufre de alguna enfermedad que afecte directamente el cuidado dental debe ser con más regularidad la asistencia al odontólogo.

Para qué sirve una radiografía dental
5 (100%) 2 votes